Interraíl 23/07/08

Aventuras en Praga




Amanece en Viena. Y amanece Víctor con resaquilla (unbelievable, si se tomó 3 o 4 cervezas! xD). Y amanece el pan carré en el estante de free food. ¿Lo consumirá alguien? Quizá nosotros si volvemos algún día a esa pensión, porque su combinación de poco apetitoso y gran aguante me hacen pensar que seguirá ahí intacto.

A guardar la ropa que aún estaba mojada, y a abandonar el recinto. Y a recoger los 10 euros por cabeza de fianza por las llaves de la taquilla, de los cuáles ya ni me acordaba y que supieron un gran alivio para mis arcas. Íbamos sobrados de tiempo, así que paramos a comprar algo en nuestros establecimientos favoritos. Y menos mal que íbamos sobrados, porque al llegar a la estación y preguntar por nuestro tren (no lo veíamos en el panel de salidas por más que mirábamos) nos informó de que el tren que queríamos coger partía de otra estación de Viena. ¡Otra estación! Nooooooooo…


Salimos corriendo (cargando con las maletas de 12kg os recuerdo) de la estación para buscar metro, autobús o lo que sea para llegar hasta la estación. Teníamos el tiempo en el culo y decidimos que por caro que fuera un taxi aquí, nos saldría más barato que la broma de perder el tren, comernos las reservas y quedarnos en Viena haciendo el gamba. Tuvimos suerte y llegamos sobrados a la estación, y el taxi solamente nos costó 2,5 euros por cabeza. Un gasto inesperado, pero nada comparado con la que podíamos haber liado…el corazón volvió a su sitio. Ya hemos llegado a Praga. Ésta vez no llegamos ya con monedas cambiadas, así que tendríamos que hacernos allí con ellas. En este tren he logrado defecar, mi segunda vez en todo el viaje. Maaadre.




Nos asalta un tipo en la estación, al mismo estilo que nos asaltó el de Budapest en el tren (en realidad no fue el único, el “are you looking for accomodation?” sonaba por todos lados). En concreto les asaltó a Pablo y a Víctor, pues Luís y yo estábamos en una cola de información. Les ofreció un hotel de ***, en pleno centro, con desayuno buffet libre incluido, habitación para los 4 por 20€/persona. Rechazaron la oferta diciéndole que nosotros buscábamos algo más barato, que no teníamos dinero y todo eso (joder, es que no había más que mirarnos con las maletas, los pelos y las barbas que lucíamos… bueno, vale, yo siempre luzco esa barba xD). Y el tipo contraatacó: bajó el precio hasta 17 euros. Suficiente como para que se vinieran a buscarnos a nosotros 2 para consultarnos qué hacer. Y como la economía de guerra mandaba y teníamos esperanzas de encontrar un sitio por unos 12 euros, Rechazamos la oferta. No sin pensárnoslo un buen rato, porque claro, son 17 euros, pero ya teníamos el desayuno (buffet, que con eso nos podíamos poner hasta el culo y hacer una merienda-cena luego y ya está en el día) y además estaba en el centro, con lo que nos asegurábamos no tener que andar con buses/gasto similar. Pero la hermandad del puño pudo. Entonces el buen hombre lanzó su última oferta: lo mismo, por 15 euros por cabeza. Ahí ya tuvimos que decir todo al unísono que sí. Encima nos llevaba, igual que nuestro amigo húngaro.




Igual… o peor aún, porque ahora íbamos en el vehículo particular de este hombre, un cuarentón sin chapa identificativa en un coche familiar, no sé si habíamos visto demasiadas películas de mafiosos, pero lo que sí estoy seguro es de que ese viaje no lo hubieran aprobado nuestras madres xD (ni lo hubiéramos aceptado de ser tías creo yo). A pesar del bizarrismo, extrañamente no sacó la sierra mecánica en ningún punto del trayecto ni nos llevó a ningún callejón a fusilarnos, sino que llegamos al destino prometido. Los precios que acierto a ver en la pared de recepción son mucho más altos incluso que la primera oferta que nos hicieron, así que no me quedo tranquilo hasta que no pagamos lo acordado, 45 euros cada uno por 3 días en la mansión del marqués de Velarde (chiste quinteño). Sin problemas en el pago…pues peor para ellos xD. Se ve que querían rellenar habitaciones… o que somos semidioses en Praga y desean nuestra presencia a toda costa, una teoría que fue cobrando forma poco a poco.

La habitación estaba perfecta, sus camas amplias, su minibar (que usaríamos como frigorífico), su tele con incluso TVE internacional…) y sus pcs con conexión a Internet en la planta baja del hotel. Luís y Pablo no tardaron ni un minuto en engancharse a ellos, el primero para el MARCA y demás webs deportivas, y el segundo para el tuenti.




Tocaba paseo de exploración, y cambiar dinero. El cambio oficial andaba sobre 24-25 coronas por euro, nosotros lo cambiamos a 23. Podeis decir… hombre, no es mal cambio, pero algo perdeis… era INCREÍBLE a cuanto estaba el cambio en cualquiera de los demás lugares de change que encontramos (que eran infinitos por cierto). La mayoría rondaban entre 14 y 19, y el que mejor vimos aparte de este estaba a 20… así que no entiendo por qué este tenía tan buen cambio, si con 21 ya iba a ir todo el mundo a cambiar allí…mejor para nosotros. Aunque, a decir verdad, tampoco estaba petado el sitio, cambiaban igual que en resto de sitios. Se ve que a la gente no le importa mucho el dinero xD.


Bastante cerca de donde estábamos nosotros (la suerte del campeón xD) había un supermercado subterráneo llamado albert. Lamenté que no fuera un lidl/aldi/plus, pero entramos a ver qué se cocía. Y se cocía lo flamísima. ¡¡Nada que lamentar!! Los precios más bajos de la historia, principalmente en chacina y en cerveza, casualmente os productos estrella de nuestra alimentación. Y en agua mineral también andaban baratos. Adjunto algunas fotos de productos del supermercado con su precio, la pena es que no fotografié el supermercado entero. Eso sí, las bolsas una puta mierda, teníamos que hacer triple relleno de bolsa para que no se rompieran.



Si esta me pareció barata cuando la ví...


...imaginaos esta. Haced ustedes la conversión


Apetitoso precio. Pero decidimos que extraño snack con sabor a salchichón no era la opción que buscábamos


Y hasta aquí dio el día, porque el resto fue prácticamente como estar en casa. Comodidad en el hotel, su ducha, su Internet, su ver singstar de tve en la tele…bueno, y jugar a un nuevo juego de móvil secreto que es más guapo que cualquiera anterior jaj. Ahora tocaba acostarse temprano para arrasar por la mañana en el buffet del desayuno.


---
Y para terminar, un pequeño premio a mis lectores más fieles:

El famoso billete de autobús de Venecia que fue aguantado sin picar hasta las últimas consecuencias, ya picado.

5 comentarios:

Junkidriko dijo...

Trabajas un añito tus 30 horas semanales, en economía de guerra viviendo con papa y mama... para seguidamente mudarte a Praga y ser el Rey del Universo de por vida. El cálculo es evidente.

Voy a proceder.

Adrián dijo...

Cómo lamento no tener foto de todos los alojamientos. Aunque en el interior de la habitación de Praga sí hay alguna, pero están en la cámara de Pablo, y esas fotos no las he recibido por el momento, así que estoy tirando de las de mi móvil y las de la cámara de Luís, que hizo la mayoría

Víctor Díaz dijo...

Deja tranquilas las fotos de Pablo en la habitacion de Praga

Sr.Anonimo dijo...

cada dia toy mas convencido de pedir la erasmus a los paises dela europa del este con la baratez esa increible

el parapazzi dijo...

sisi, dejare trankilas esas fotos mientras no reciba una oferta del interviu o del q me dices victtor, si la tuya no la supera se hará un post unicamente pa ellas, xD