Yo y el mundo. La vida desde el andén

Estoy acostumbrado a vivir la vida tranquilo, sentado, mirando alrededor y pensando "esto podría haber sucedido". Siempre me he considerado aquel viajero que no escoge destino, que deja pasar todos los trenes que se le presentan en busca de una mejor ocasión. Trenes de todo tipo, unos que pasan una vez, otros que pasan cíclicamente..."ya cogeré el siguiente". Otras veces uno no tiene el billete para ese tren, sabe donde conseguirlo, pero es que...

Constantemente veo a gente subirse y bajarse de trenes, pienso que hacen bien, pues yo quisiera hacer como ellos, si me equivoco de destino me bajo en la siguiente estación y...total, el tiempo que han perdido es el mismo que yo sentado esperando... aunque quizá se hayan dejado algo más en el camino...

Desde mi posición privilegiada de espectador, sin ninguna prisa por llegar a ningún lado, he tenido mucho tiempo para observar a los demás. Todo el mundo va a algún lugar. Se suben a este, se bajan de aquel. Puedo ver de donde se baja más gente, a cual se sube más. Unos llevan más lastre, otros menos. Y he tenido tiempo, además de envidiarlos, de compadecerme. Y es que...

Puede que no me haya movido mucho, pero siempre he sabido donde estoy. Puede que no haya sentido mucho, pero siempre he sabido los porqués. Puede que no haya encontrado muchas cosas, pero siempre me he encontrado a mí mismo. Y eso no puede decirlo todo el mundo.Perderse a uno mismo, un día levantarte y no reconocer al extraño que te mira en el espejo, creo que esa es de las peores cosas que le pueden pasar a uno. Y pasa mucho.

A todos los que os habeis perdido por el camino, os recomiendo os bajeis en la siguiente estación, y os espereis. Porque no se puede estar más solo que cuando uno no se encuentra a sí mismo.

Ánimo


9 comentarios:

Junkidriko dijo...

Estaba yo sentado en el andén buscándome a mi mísmo cuando pasó una chica que llevaba su teléfono en la minifalda. Fui a coger uno, así la llamaba y charlaba con ella mientras esperaba a encontrarme, pero ella entró en un vagón y la puerta al cerrarse me pilló la mano.

Escribo este comentario mientras espero que el tren se ponga en marcha.

Mierda de consejos y estúpido de mí por seguirlos.

Adrián dijo...

El coger el número en sí es coger uno de esos trenes. Así que no me responsabilices a mí de tu accidente xD

Junkidriko dijo...

Aclaremos que me ha gustado el post.

Mi comentario tiene un principio trascendental que acaba en desastre por alargar la mano buscando el culo de una tia.

Un resumen de la vida, si no matizas demasiado.

TeReSaToR dijo...

Aunque apearte de algunos trenes te duele, aunque tener que abandonar algunos destinos puede causar tristeza, porque te gustaba ese lugar, porque pensabas que habias encontrado tu huequito en el mundo; hay que mirarlo por el lado positivo, es un sitio más en tus retinas y en tus recuerdos. Apenas hay lugares a los que no puedas volver, aunque sea de visita...
Además, tanto en la vida real, como en esta metáfora, siempre encuentras gente muy interesante y que merece la pena conocer en tus viajes, y pueden acompañarte a partir de ese punto.

VIAJAR ABRE LA MENTE

....te lo dice una diplomada en turismo... especialista en "viajes".

Lord Ladillus dijo...

Viva la estación; si viajas en tren te expones a accidentes

Aize dijo...

Yo cogí una vez un tren al que en realidad no quería subirme y me arrepiento cada día. Pero sé que era el que mejor destino me iba a ofrecer, aunque no fuese el que a mí más me gustaría. Y puede que aquel que rechacé acabase por no gustarme tanto como yo creía apriori. No siempre puedes coger los trenes que quieres, las cosas a veces no son tan fáciles. Aunque, por otra parte no puedes culpar a nadie porque eres tú el que va a hacer ese viaje.

También soy consciente de donde estoy y no lo he olvidado nunca, aunque la gente piense que vivo en las nubes (aparte de que lo que piensen de mí me importa bien poco) y también sé que hay destins a los que nunca podré llegar porque lo comprobé hace ya tiempo.

Todo así muy abstracto para seguir tu metáfora, pero si quieres un día te lo descifro xDD

Un beso, viajero :)

Aldur dijo...

Este post me ha gustado bastante, felicidades :).

Pues estoy de acuerdo contigo, hay que encontrarse a uno mismo, pero hay gente q se encuentra a base de subir y bajar a trenes, no lo olvides ...

Adrián dijo...

Importante matiz el que haces, Aldur.
Y me alegro de que te haya gustao.
Pero ahora haré yo algunos matices sobre el sentido de lo que he escrito, al hilo de vuestras respuestas.

Tere, a ti ya te he dicho que me alegro mucho de que hayas escrito lo que has escrito debido a las circunstancias actuales. De acuerdo en que viajar abre la mente...
Pero, aunque pueda parecerlo, mi post no es un alegato a no coger los trenes. Al revés, yo os aconsejo que hagais lo que os de la gana, pero siempre sabiendo lo que estais haciendo y el porqué. Que no os estais engañando.

La segunda matización, al hilo de lo que dice Aldur, ojo con esto porque puede ser confuso con la metáfora que planteo: parece que esté encadenando la idea de encontrarse a sí mismo con la de no hacer nada, y la de coger trenes con hacer cosas, y esto no es necesariamente así:

Uno puede estar perdido cogiendo los mismos trenes todos los días, siguiendo una dinámica en la que no sabe realmente por qué está, y uno puede bajarse de ese tren yéndose de viaje solo una temporada.
Esto es solo un ejemplo para romper con la idea de búsqueda personal estática

Os agradezco bastante que aporteis vuestras visiones personales, eso anima bastante a seguir escribiendo las cosas que pienso y no solo chorradas.

Saludos

Anónimo dijo...

coje todos los trenes, hasta que te compres un coche al menos, viaja y ve mundo y si por el camino le tocas el culo a alguien, aunque sea para coger su numero de telefono, pues mejor.

VIAJAR ABRE LA MENTE, HACER NUEVOS CAMINOS LA ENSANCHA