Malditas pantallas pequeñas!

Lo primero que quiero decir es que he empezao a escribir este post mientras veía el partido Nadal - Murray, y debo decir que estoy hasta los mismísimos de que me pongan la puñetera pantalla pequeña en las retransmisiones deportivas GRRRR

Todo empezó con la mierda de Telecinco y sus pausas publicitarias en la F1 con la pantalla mini en la esquina inferior izquierda "para que no perdiéramos detalle". Bueno, al principio la idea se acogió incluso bien, eso de que no perdieras detalles y la desconexión no fuera total, pero claro, poco tardaron para usar esa excusa de que no te interrumpen la visión para alargar las pausas publicitarias...aaaaaaaaamigo. Ya entramos en una modalidad que a mí personalmente no me gusta mucho pero bueno, que tiene sus pros y sus contras, no solo pros como pretenden, pero quizá a alguno le convenzan los pros...

Luego está el nuevo modelo de multiretransmisión La Sexta style, cubriendo varios partidos/eventos deportivos simultáneamente. La teoría es que así pueden satisfacer a distintos sectores a la vez. La realidad, que no satisfacen a ninguno. No te dejan ver ninguno de los eventos tranquilamente y constantemente te spamean con el que no te interesa, de nada vale que te sigan poniendo la pantalla pequeña si en la grande está otro partido y los comentarios son del grande. La idea no es mala, pero la ejecución sí, mejor que liberen uno de los dos eventos y el otro lo pueda cubrir al menos un canal temático...

El caso es que a este carro se sube últimamente todo el mundo, y durante este partido de tenis me han pasao la primitiva con toda la tranquilidad del mundo, una pausa de una longitud que no se permitirían si no fuera por la puñetera pantalla pequeña.

La odio!


1 comentarios:

Lord Ladillus dijo...

Es lo que pasa con las buenas ideas; que se explotan tanto que terminan pervirtiéndolas y creando la mierda.

Lo de la sexta con el baloncesto ya me tocó la moral. Era excesivo, y no pude ver bien los partidos de futbol que salían en la ventana pequeña sin que me entrase un infierno.