El culto al d20

El que me conozca bien a mí o a mi amigo Víctor seguramente sepa de este culto. Hay gente que cree en Jesucristo, en Mahoma, en el Buda... nosotros creemos en el d20. Os contaré un poco esta friki-historia, que arrancó hace ya 2 o 3 años.

Por circunstancias de la vida, hubo una vez que decidí unirme a una partida de rol. A mí no me atraía demasiao este tema, ya lo había visto, pero bueno, tampoco me producía rechazo irracional y, como a parte de mis amigos les estaba dando ahora por jugar mucho y el aburrimiento me llegaba a menudo, no perdía nada probando.
En resumen, Víctor, mucho más reacio que yo a este tema, acabó jugando también por extensión. El extraño fenómeno(quien lo conozca sabe que realmente extraño) de que Víctor acabara jugando al rol por primera y única vez solo se explica porque una fuerza superior (conocida entre Víctor y yo como El Gobierno) nos estuviera conduciendo hacia el d20.

En un empeño ultrafriki del máster (Campano) de que cada uno nos comprasemos nuestro propios dados (sin duda influido por El Gobierno) a pesar de que él tenía suficientes, nos acabamos comprando todos los jugadores de esa crónica (o por lo menos Víctor y yo, que es lo que cuenta en esta historia) una serie de dados que nuestro pj necesitaba, en el caso del mio uno de 8 caras (d8), otro d10 y otro d20. Como se trataba de una partida de D&D, todos los jugadores necesitaban por lo menos el d20 y algo más. Así llegamos a tener nosotros 2 un dado d20 en nuestra posesión.

El uso de los dados para decidir las tiradas de éxito y fracaso propias de la crónica pronto se vio complementado con un uso para el dado d20 (que era el que más nos llamaba la atención) para marujear y hacer bromas. Como la mitad de los que jugábamos esa partida no éramos demasiao frikis (al menos de rol) pues le dimos un uso alternativo al dado antes de empezar la partidas pa matar el rato. Decíamos algo y luego tirábamos el dado para ver si esto era así o no. De preguntas y respuestas falseadas para que acabara diciendo el dado lo que nosotros queríamos para reirnos, este pasó a acertar más cosas de las que probabilísticamente debiera. Se fueron modificando reglas sobre la validez de sus respuestas o no, se acabó decidiendo q el 20 era sí, el 1 no, y el resto eran afirmaciones o negaciones con mayor o menor grado de certeza (un 10 y un 11 por ej no aportan ningún tipo de certeza, solo el 1 y el 20 dan seguridad) y que se le debía de preguntar por asuntos sobre los que no se conociera la respuesta en ese momento, y nunca dos veces por lo mismo (para no dar lugar a contradicciones xD).

El poder del dado hizo que pasara a ser protagonista principal y estas sesiones de preguntas pasaran de ser antes de empezar una partida a ser usados en cualquier momento (yo ya llevaba mi dado d20 negro siempre encima). La radicalidad de sus respuestas(rachas de mucho más del 50% de 1-2-19-20) y la veracidad comprobada de la mayoría de sus afirmaciones acabaron haciendo que los d20 (especialmente el mío negro) fueran alabados, ganando adeptos allí por donde Víctor y yo (los principales divulgadores de esta creencia) los exhibíamos. el d20 forjó una leyenda, y esta traspasó al original grupo de amigos de la partida de rol para sorprender a propios y extraños, primero por nuestra locura por creer en el dado, y más tarde por su sorprendente eficacia. Todo el mundo caía rendido a sus pies.

Nosotros dos, estuvieramos solos o con la aceptación de la gente que estuviera con nosotros, acabamos otórgandole cierta parcela de poder al d20(alabado sea) sobre nuestra vida (sin duda el objetivo original de El Gobierno). Tomó decisiones como en qué lugar cenar, hacia donde girar, que estrategia seguir en algún tema en concreto...

El culto al d20 hoy en día está más fuerte que nunca, consiguiendo recientes adeptos como un compañero de universidad de Víctor xD.
No penseis que esta forma de vida la hemos inventado nosotros recientemente encontré esto:

http://es.wikipedia.org/wiki/El_hombre_de_los_dados


Saludos


PD: le he preguntado al d20 si a la gente le va a gustar este artículo y me ha dicho 1. Juro que no me lo invento xDDD.



2 comentarios:

Lord Ladillus dijo...

Hmmm...
Es cierto, obligué a que se comprasen dados... xDDDDDD

Fueron como las muelas, al aparecer jodieron, pero luego te ayudan hasta a comer...

Y de los que jugaban esa partida, 3 dejaron el rol y el resto siguieron (o eso creo recordar), y más de uno llegó a enfermar seriamente.

Adrián dijo...

Maldita sea, el mejor post de la historia y solo tiene un comentario ajeno. Morid, insensatos xD