Cuando uno ya sabe qué quiere concluir antes de iniciar una investigación

A raiz de un post de un enemigo en un blog amigo de este blog (o al revés, no sé) se me vino a la cabeza un tema sobre el que había pensado alguna vez. Las conclusiones interesadas que se sacan a veces de un hecho o una comparación. Se puede sacar, a raiz de destacar similitudes o coincidencias, una conclusión engañosa de casi cualquier cosa que se quiera sacar.
Hay expertos en engañar a través de este método, pero es incluso más común cometer este fallo involuntariamente, y ser uno mismo el propio perjudicado. Es muy habitual, así como las dobles interpretaciones de los textos en las religiones (conclusiones interesadas en los hechos) las coincidencias "paranormales" en el mundo de lo oculto.

Es fácil especular con lo que no se puede demostrar, claro. Pero mi intención no es en realidad hacer una crítica en este post a las religiones o a Cuarto Milenio como muchos os temereis, solamente era hablar de un modo de analizar las cosas viciado, y que como digo preocupa más le hecho de que el que lo hace normalmente se lo cree.
Pongamos que partimos de una verdad irrefutable: un parecido de cualquier tipo entre Juan y Pedro. Te fijas un poco en ellos y encuentras un segundo parecido importante, son realmente personas con ciertas similitudes, de corte parecido, no se puede decir que sean totalmente al azar. Ahora tú puedes dejarlo ahí, o bien investigarlo más a fondo. Y te puede mover la intención de ver hasta donde llega el parecido objetivo entre estas dos personas, pero también te puede mover el deseo de que tu descubrimiento sea aún más increíble de lo que a priori parece. Entonces tu investigación seguramente vaya a estar viciada desde primera hora y, sea cual sea la realidad, tú vas a llegar a la conclusión a la que querías llegar desde primera hora.

La serie de parecidos que vas a encontrar entre Juan y Pedro va a ser apasionante, casi mística. Es increíble, estas dos almas gemelas nacieron en un día par del mes 11 en un año bisiesto. Ambas tienen 2 hijos, los nombres de sus parejas empiezan por M, tienen un coche negro y dos vocales distintas en sus nombres. Es más: ninguno de los dos ha salido nunca de su país.
Esta serie de incuestionables similitudes solo nos viene a demostrar que comparten al menos 8 variantes de...¿1 millón? si nos hubiera interesado demostrar lo diferentes que son tampoco hubiera sido difícil, no hace falta ni averiguar más datos, solo con saber los que demuestran su parecido: no comparten ninguna de las vocales ni consonantes de los nombres que tienen (no solo ya que no se llamen igual), sus mujeres no se llaman igual, no nacieron el mismo año ni el mismo día... pues eso.

Normalmente la realidad no se presenta tan exagerada y extrapolada como en este ejemplo, pero creo que sirve bien como referente para entender a qué tipo de actitudes me refiero.

Y ahora, seguimos con otro post xD

4 comentarios:

Junkidriko dijo...

Illo adri estas desfasaaaaandoooo

Sr Anonimo dijo...

De desfasar nada q esto desmonta tu post feo sobre el club d la lucha, yo pensaba lo mismo pero no tenia blog dnd explayarme, ya el adri ha cumplido con esa funcion xD

Lord Ladillus dijo...

Yo lo suelo denominar sensacionalismo, "aquí hay tomate"... Y sí, lo del club de la lucha no llega al nivel aquí expresado.

PD: Lo siento, Junkidriko, pero el único con derecho a dar o retirar el favor del público es el sr anónimo desde su objetividad cabrona y aleatoria.

Misterioso sr.anonimo dijo...

nunca estuve deacuerdo con aquel articulo, y que mejor excusa para ponerme en contra q en un articulo d la competencia :D